Imagínate llegar a los 80 con la salud y el cuerpo de 40…

 

¡Determinación, dedicación y disciplina!!!

Es el lema de esta mujer, Ernestine Shepherd de 83 años.

¿Se ha convertido alguna vez tu edad en un obstáculo para hacer un cambio de vida, de carrera o simplemente para empezar a hacer ejercicio?

La historia de Ernestine podría ser nuestra historia. Comenzó en el probador de una tienda de bañadores con su hermana, a los 56 años. Se veían fatal con esos modelitos playeros para verano, y decidieron comprometerse a cambiar su cuerpo con ejercicio, con lo cual, se anotaron al gimnasio de su ciudad.

Al tiempo su hermana enfermo y falleció. Esto deprimió mucho a Ernestine que abandono el gimnasio un tiempo, hasta que una noche en un sueño su hermana le recordó la promesa que le había hecho “si algo me sucediera, quiero que tú sigas con nuestro sueño”.

Puede que Ernestine sea un caso excepcional, pero hay más mujeres comprometidas con su salud y su cuerpo.

Grandiosa a cualquier edad.

Es el lema de Josefina Monasterio, una venezolana fisicosulturista también con 72 años. Para ella no hay límites ni excusas para llegar a cumplir sus sueños y tener un cambio de vida rotundo.

Monasterio dio un giro completo a su vida cuando se dio cuenta que cualquier persona “puede sentirse feliz y saludable, independientemente de cuántos cumpleaños hayan tenido”, dice su biografía.

Tu edad cronológica no tiene nada que ver con tu edad biológica

Lesley Maxwell vive en Melburne, Australia y tiene 63 años y un cuerpo tonificado y con masa muscular. La edad no ha sido un impedimento para ejercitarse, lo hace cinco veces por semana.

Maxwell compartió algunos de los secretos que la han mantenido joven. «En primer lugar, cuídense a sí mismas y a su cuerpo con alimentos densos en nutrientes, ¡sin comida refinada o chatarra! Entrena con pesas para crear un cuerpo de aspecto más joven, ya que permite tonificar mejor los glúteos y los brazos».

 

Estudios en la Universidad Sackler de Tel Aviv, afirman en sus descubrimientos, que las personas con más edad, que han hecho ejercicio a lo largo de sus vidas, envejecen de forma más armoniosa y con mejor apariencia. Descubrieron que el ejercicio de resistencia aumenta el número de células musculares embrionarias y mejora su capacidad de rejuvenecer los músculos envejecidos. La musculatura no solo guarda la postura, el equilibrio y el movimiento, también tiene funciones metabólicas muy significativas.

En definitiva, trabajar los músculos es un seguro de vida, y las pesas no son siempre necesarias ya que se puede realizar ejercicio de fuerza con el peso de tu propio cuerpo con la antigua técnica de la calistenia, más ejemplos.

Ya sabes mi consejo para mantenerte joven, así que la siguiente vez que pretendas procrastinar tu visita al gimnasio, ¡acuérdate de ellas!