Cuando llega la menopausia, los cambios hormonales que sufrimos, como la falta de estrógeno, generan unos cambios bioquímicos importantes en el organismo, que desencadenan efectos tan molestos, como la hinchazón de la barriga.

Si no lo resolvemos a tiempo, puede desencadenar el tan temido SM o síndrome metabólico de la menopausia, aquí otro estudio de la Universidad de Vigo. Y a su vez, también se le relaciona con el dolor lumbar, que suele agudizarse en la menopausia.

 

7 consejos para evitar la barriga hinchada

 

1. Prueba a dejar el gluten, el azúcar y la lactosa.

  • La intolerancia al gluten, ha crecido en las estadísticas últimamente, y es debido a la difícil digestión de esta proteína del trigo, con síntomas que van desde náuseas, falta de concentración y confusión mental, rosásea, dermatitis, psoriasis, mucha sensación de fatiga, adormecimiento o dolor en las extremidades que se confunde con artritis o artrosis. Dejar la harina del trigo, no significa dejar de comer pan. Aquí les dejo una receta de pan de lino, fácil, con la garantía de que, además de rico, les ayudara a adelgazar. Tiene una especie de efecto quema grasa, que atrapa azúcares y grasas bloqueándolos e impidiendo que se absorban según este estudio . Rico en Omega 3, protege al corazón y baja el colesterol malo. Comelo sin culpa.
  • Azúcar. De más esta agregar que es el veneno del siglo XXI, más adictivo que la cocaína. Intentar dejarlo es muy difícil y la cantidad de productos que se les agrega el azúcar para mejorar el sabor es indescriptible. Según estudios, tiene efectos sobre el cerebro a nivel cognitivo, o sea, nos atonta y degenera en Alzheimer. Otros estudios, relacionan el azúcar con casos de cáncer.
  • La intolerancia a la lactosa, tiene los siguientes síntomas: náuseas, dolor abdominal, hinchazón abdominal, sonidos abdominales, distensión abdominal, diarrea, gases, heces con olor fétido, estreñimiento, etc. Puedes sustituirla con bebidas vegetales como la leche de almendras sin azúcar añadido, siendo esta bebida, la mejor para nosotras las mujeres.

2. Aporta enzimas a tu digestión.

Las enzimas ayudan a digerir las proteínas, grasas y carbohidratos, rompen los polímeros presentes en los alimentos, en moléculas más pequeñas para que puedan ser absorbidas con  facilidad. Existen enzimas digestivas en la saliva, en el jugo gástrico, en el jugo pancreático y en las secreciones intestinales. Puedes hacerlo de forma natural o con la ayuda de un suplemento.

  • Piña: contiene bromelina, que ayuda a digerir las proteínas en aminoácidos…por eso te pica la lengua cuando comes suficiente, ¡literalmente te está disolviendo la boca!
  • Papaya, contiene proteasa y papaína, que ayuda a aliviar el estreñimiento y los gases que provoca el Síndrome de Intestino Irritable.
  • Mango, contiene un tipo de enzimas digestivas llamadas amilasas, las cuales se encargan de descomponer los carbohidratos más complejos como el almidón en azúcares como la glucosa y la maltosa.
  • Miel, Contiene amilasas y proteasas, además de diastasa, la cual ayuda a descomponer carbohidratos como el almidón en azúcares más simples. No obstante, la miel procesada a menudo se somete a elevadas temperaturas que pueden terminar destruyendo las enzimas, por lo que se recomienda consumir la miel cruda.
  • Aguacate, contiene una enzima llamada lipasa que nos ayuda a digerir las moléculas de grasa convirtiéndolas en moléculas más pequeñas que nuestro organismo puede absorber mejor.
  • Kiwis, contiene la actinidina, que nos ayuda a digerir las proteínas y el gluten, según reveló este estudio. Además se apreció que esta fruta nos ayuda a reducir los gases y alivia el estreñimiento.
  • Kefir, nos aporta bacterias beneficiosas. Contiene diferentes enzimas digestivas, entre ellas lipasa, proteasas y lactasa. La lactasa facilita la digestión de la lactosa, un azúcar que se encuentra presente en la leche y que a menudo es mal digerido.

3. Bebe infusiones de Jengibre.

Es sabida la capacidad termogénica del jengibre que nos ayuda a adelgazar, pero si lo combinamos con canela o con limón sus efectos serán aún mayores.

Jengibre y canela para adelgazar abdomen. Los compuestos del jengibre y la canela funcionan de manera sinérgica para ayudarte a perder peso al desencadenar los mecanismos siguientes:

  • Estimulo de la circulación sanguínea; para eliminar toxinas.
  • Estimulo del proceso de peristalsis; el colon es capaz de eliminar el exceso de desechos que pueden estar afectando su función.
  • Eliminación de microorganismos patógenos; la presencia de hongos y parásitos puede crear un ambiente tóxico en el intestino y sabotear la pérdida de peso, como la famosa levadura Candida albicans; se sabe que este microorganismo contribuye al desarrollo de trastornos metabólicos y al aumento de peso.
  • Liberación de bilis  que favorece la digestión, la absorción de nutrientes y ayuda a reducir el colesterol.
  • Disminución del azúcar en la sangre; esto es especialmente beneficioso para las personas con trastornos metabólicos, como la resistencia a la insulina y la diabetes tipo II.
  • Disminución del apetito; tanto el jengibre como la canela contienen aceites esenciales únicos que calman los antojos y ayudan a suprimir el apetito.

4. Cena caseína.

La clave de la caseína la encontramos en su gran contenido en calcio, que nos ayudará a quemar más grasa, y darnos ese aporte del mismo, tan necesario en la menopausia. La caseína tiene una absorción bastante lenta, por lo tanto, puede ser un buen complemento para la cena, ayudándonos a evitar esos ataques de hambre nocturnos. En último lugar debemos tener presente que es una de las proteínas de más calidad que existe, conservando nuestra masa muscular.

5. Regula y equilibra tu intestino.

  • Evita la fermentación en el intestino delgado de ciertos alimentos, que provocan una proliferación bacteriana, probando con la dieta FODMAP.
  • Desintoxica tu intestino: con laxantes naturales, como Laxia, con probióticos ya incluidos, o siendo más drásticos, con un enema, pero el intestino debe estar liberado. Prueba también con este consejo de desintoxicación, que resulta un poco duro de hacer, pero, que realmente funciona.
  • Probióticos y prebióticos. Hay muchos recomendables y es cierto que se deben tomar por mucho tiempo para ver resultados, se necesita paciencia.

<iframe style=”width:120px;height:240px;” marginwidth=”0″ marginheight=”0″ scrolling=”no” frameborder=”0″ src=”//rcm-eu.amazon-adsystem.com/e/cm?lt1=_blank&bc1=000000&IS2=1&bg1=FFFFFF&fc1=000000&lc1=0000FF&t=druvich-21&language=es_ES&o=30&p=8&l=as4&m=amazon&f=ifr&ref=as_ss_li_til&asins=8466337822&linkId=b38200c6d55a83430429096a152cb998″></iframe>

6. La glutamina.

Es un aminoácido muy utilizado por deportistas y también para tratar el intestino permeable. ¿Que es el intestino permeable?. Es una inflamación de las paredes del intestino, debido a un estilo de vida asociado al estrés, junto con la ingesta de alimentos que contienen metales pesados, antibióticos, conservantes y colorantes. Estas sustancias tóxicas pueden pasar al torrente sanguíneo, afectando al sistema hormonal, inmunitario, nervioso, respiratorio o reproductivo y causando síntomas como migrañas, artritis, fatiga, hinchazón abdominal, diarrea, lesiones cutáneas, infecciones urinarias y vaginales de repetición, entre otras. La suplementación con glutamina puede proteger el revestimiento del intestino y ayudar a mantener una barrera intestinal fuerte, además de reducir la permeabilidad intestinal (es decir, intestino permeable), mejorar la función de las células inmunes y ayuda a mejorar el sistema inmunitario al tiempo que reduce la inflamación respuesta. Su ingesta es de 1g a 2g(según la afección) por cada 10 kilos de peso. Aquí os dejo un estudio de dos hospitales españoles.

7. Controla el estrés.

Es cierto que frente a un gran disgusto el estómago se nos cierra, porque en ese momento, circula más adrenalina que cortisol y nos quedamos sin apetito. Pero, ¿que pasa cuando el estrés no es intenso, pero si mantenido? Pues que el nivel de cortisol en la sangre se mantiene elevado (su efecto prima frente a la adrenalina) y ahora sí aumenta el apetito, con lo que comes más y se acumula grasa en el abdomen. Pero el estrés no solo engorda, también favorece la distensión abdominal, inflando doblemente nuestro vientre.

Técnicas para controlar el estrés hay cientos, pero yo os recomendaré una planta que va muy bien para ayudarnos: la Ashawanda. Sus propiedades, ayudan a combatir el estrés con un efecto sedante sobre el sistema nervioso, ayudando a manejar el dolor de algunas enfermedades y la depresión.
Se ha demostrado que tomar Ashwagandha durante cinco días aliviaba la ansiedad de la misma manera que fármacos como el Lorazepan (ansiolítico químico) o la Imipramina (un antidepresivo).


Es muy importante que consulten con su médico de confianza o un especialista en el tema, para que los guíe en que tipo de pruebas, estudios o dietas, serian las más adecuadas para ustedes, ya que cada persona tiene metabolismos diferentes y circunstancias muy diferentes.